Preparar seitán casero con harina de trigo

Seitán Casero © Deverdavi.com
Seitán Casero © Deverdavi.com

Por fin me he atrevido a preparar seitán casero. En la mayoría de los vídeos y recetas que he encontrado, daba la sensación que era bastante complicado de elaborar. Nada más lejos de la realidad. La verdad es que me ha resultado muy fácil y además divertido. Eso sí, conlleva bastante tiempo, así que mejor dejarlo para uno de esos domingos en los que no nos apetece salir y nos asaltan las ganas de experimentar y meter las manos en la masa, literalmente 🙂

Ingredientes (para 300 gramos de seitán más o menos):
1 Kg de harina de trigo no completamente refinada
650 ml de agua

Para el caldo:
100 gramos de salsa de soja
1 cebolla
1 zanahoria grande
1 trocito de alga
especias a gusto

Preparación:
Lo primero que hay que hacer es la masa con la harina y el agua. Amasaremos hasta conseguir una consistencia lisa, que no se pegue a las manos. Una vez conseguida nuestra «bola» de masa, la pondremos en un recipiente y la cubriremos con agua fría. Deberá reposar así durante mínimo 1 hora (si es más tiempo no pasa nada, lo importante es que esté el tiempo mínimo de 1 hora).

Transcurrido el tiempo de reposo, empieza la fase de lavado del seitán. Cogemos nuestra masa y la colocamos en un recipiente de gran capacidad a su vez colocado en el fregadero. Vamos enjuagando la masa bajo el chorro de agua, alternando agua fría y agua caliente. Al principio, el agua será totalmente blanca, ya que contiene gran cantidad de almidón. A medida que vamos enjuagando, el agua se volverá cada vez más limpia. La fase de lavado termina una vez que el agua sea casi o totalmente transparente.

El resultado que obtenemos tras el lavado es el gluten de trigo. Amasamos nuestra forma de gluten unos 10 minutos más. Llegados a este punto, cogemos un paño de cocina bien limpio y mejor si es blanco y envolvemos la forma de gluten, apretando para darle una forma cilindrica. Cerramos los extremos a forma de caramelo con cuerdas adaptas para uso alimentario.

En una olla de gran capacidad, colocamos 1,5 litros de agua, la salsa de soja, la cebolla, la zanahoria, y todas las especias que hayamos decidido utilizar para nuestro caldo. Sumergimos el gluten envuelto en el paño y dejamos que empiece a hervir. Una vez llegado el punto de ebullición, bajamos a fuego bajo y dejamos cocer por 90 minutos más o menos.

Retiramos el seitán una vez cocido, dejamos enfriar y cortamos en rodajas. El seitán se puede conservar en un recipiente hermético, cubriéndolo con su líquido de cocción, y metiéndolo en el frigorífico. Conservado de esta forma puede durar hasta una semana. Si haces más cantidad, es también posible congelarlo en rodajas.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑